Una historia de empresarios que dejan huella

LABOR PERMANENTE

Una historia de empresarios que dejan huella

El Consejo Nacional de la Empresa Privada, CONEP es el más importante gremio empresarial del país, responsable de impulsar un movimiento social dedicado a la defensa del sector y la economía nacional.
El Consejo Nacional de la Empresa Privada, CONEP, fue fundado en 1963, como resultado de la Primera Gran Convención Empresarial. Durante su historia ha representado a un sector empresarial que ha contribuido de manera significativa a impulsar el proceso de desarrollo de la República Dominicana, la creación de empleos, canalizando inversiones, promoviendo reformas y respaldando de manera decidida iniciativas sociales de gran impacto social e institucional. La acción gremial del empresariado ha contribuido al desarrollo de nuestra democracia, habiendo jugado roles estelares en importantes momentos y procesos de nuestra historia democrática.
 
La labor del CONEP está marcada por una trayectoria empresarial que es el resultado del empoderamiento y participación de generaciones de emprendedores que han seguido fielmente los propósitos de quienes iniciaron este camino en el año 1963, y así, a lo largo de sus más de 53 años, a la fecha, ha logrado la consecución de acuerdos y pactos entre los sectores productivos, la sociedad civil y el Estado, es decir con los principales líderes de la vida nacional, en procura de definir la ruta para alcanzar un horizonte de claro desarrollo para el país.
 
La principal apuesta asumida por el CONEP es la de crear las condiciones para que ésta y las futuras generaciones puedan desarrollar nuevas iniciativas de emprendimiento e innovación que aporten a la mejora de la productividad y la competitividad nacional. Sus esfuerzos permanentemente han estado orientados a la creación de un nuevo paradigma social, transparente y cooperativo, cimentado en la base de una sociedad democrática y participativa. La historia de medio siglo de vida del CONEP es el reflejo de las luchas, los desafíos y conquistas de los principales sectores económicos dominicanos.
 
Este gremio que nació como producto de la Primera Convención Empresarial en 1963, la que se gesto como una necesidad de los principales empresas de todo el país que entendieron la importancia de organizarse como sector en una entidad que agrupa a los productores agrícolas, industriales, comerciales y el sector financiero privado, para participar de manera activa en la reciente democracia. Con el transcurso del tiempo, e inscritos en el desarrollo de un discurso y una práctica democrática, moderna y de apertura, por parte de un empresariado que comprende que para garantizar sus inversiones se necesita contar con una sociedad organizada, con un claro respeto a la Constitución y a las leyes.
 
En 2013 el Consejo Nacional de la Empresa Privada, CONEP, cumplió 50 años de fundación y desde sus inicios ha formado parte esencial en la vida económica y política del país. A lo largo de este tiempo, el empresariado ha dado claras muestras de un activismo inigualable; y en la actualidad este gremio empresarial enfrenta una serie de retos de cara al futuro de la sociedad dominicana.
 
Uno de los acontecimientos más relevantes para el CONEP a lo largo de estos 50 años han sido las Convenciones Empresariales, porque en ellas, además de analizar problemas coyunturales, se reiteran los principios cardinales que han dado la razón de ser a la institución en su rol de la mayor y más importante representación del empresariado dominicano.
 
La respuesta por parte del CONEP a las demandas coyunturales ha procurado siempre el consenso, el diálogo y la participación plural de todos los sectores sociales, en este aspecto, el CONEP apuesta por la reforma laboral, una ley de seguridad social e inmigración, formación para el trabajo y alineación con los objetivos de desarrollo nacional, una apuesta clara por el emprendimiento, la innovación, las pymes y el crecimiento empresarial; la simplificación fiscal, la revisión del sistema monetario y financiero y de las pensiones y el mercado de capitales, el ordenamiento territorial, la revisión de las políticas energéticas para ir más allá del pacto eléctrico, la apuesta por el medio ambiente y la sostenibilidad, la creación de políticas activas de desarrollo productivo e infraestructura, el hacer de la República Dominicana un Hub en transporte, conectividad logística y atracción ferial, y por último, potenciar la marca país.
ESTA ASOCIACIÓN NACIÓ EN 1963 COMO RESULTADO DE LA PRIMERA CONVENCIÓN DE NEGOCIOS Y CONCEBIDA LA NECESIDAD DE LAS PRINCIPALES EMPRESAS DEL PAÍS QUE ENTENDEN LA IMPORTANCIA DE ORGANIZARSE COMO SECTOR EN UN ÓRGANO QUE REÚNE LOS PRODUCTORES AGROPECUARIOS, INDUSTRIALES, COMERCIALES Y EL SECTOR FINANCIERO PRIVADO PARA PARTICIPAR ACTIVAMENTE EN LA DEMOCRACIA RECIENTE.

Grandes desafíos asumidos por el CONEP

Liderando el fortalecimiento de la libre empresa y la visión del sector empresarial, el CONEP, ha llevado con claridad la tarea que a lo largo de su vida institucional ha asumido de frente a las demandas de la sociedad y el interés público, colaborando decididamente en la construcción de un Estado de democrático mediante una participación activa como agente de cambio y transformación en la consolidación de la democracia y sus instituciones con miras a impulsar el desarrollo económico y social de la nación dominicana en su conjunto. En este tiempo el CONEP ha defendido los derechos de sus representados con una mayor pre- sencia y participación junto a la sociedad civil en temas de interés público. La realidad actual de la nación dominicana representa una oportunidad para realizar aportes significativos al colaborar en el planteamiento de grandes desafíos que enfrenta la nación, sugiriendo la forma de hacerlo; además de la solidaridad y responsabilidad del sector empresarial en la ejecución de las decisiones y acciones consensuadas. Varios de los desafíos asumidos por el CONEP están relacionados con la gestión empresarial; en tanto que otros pueden ser considerados desde una perspectiva social, políticos e institucionales, mas todos ellos, en su conjunto son importantes para aportar a un desarrollo integral del país.
 
Hace 50 años RD era una economía eminentemente agrícola y rural, impactada favorablemente por el proceso de sustitución de importaciones y centrada en las exportaciones de azúcar, café y cacao; hoy se presencia y vive el desarrollo del turismo, una amplia producción de manufacturas y productos terminados en Zona Franca y la explotación minera; a lo que se suma un reciente crecimiento de las exportaciones de renglones no tradicionales como el caso del cacao orgánico, el aguacate, varios tipos de vegetales y el guineo. A esto se agrega el desarrollo de las telecomunicaciones, el extraordinario crecimiento del sector financiero y las recientes innovaciones en el ámbito logístico y de conectividad. Con esta evidencia se asiste al nacimiento de una economía nacional que se fundamente en los servicios, no en la producción, lo que representa la tendencia primordial para el futuro.
 
En este proceso de transformación económica han nacido nuevos actores y sectores los que representan en su conjunto un desafío para el CONEP, por cuanto este órgano refleja en su estructura y composición organizativa esta transformación. Entre los desafíos relacionados con la gestión empresarial destaca la creación de empleos formales, debido a que la informalidad en el mercado laboral representa el 65% de la población empleada; por ello el CONEP, realizó la propuesta de la firma del Pacto por el Empleo Formal, para lo que se necesita una serie de reformas que lo acompañarían para alcanzar la transformación del modelo económico que todos los sectores demandan y que es el causante principal de este predominio del empleo informal sobre el formal. El manejo del endeudamiento público es otro de los grandes desafíos que tiene el país, y aunque es responsabilidad del Gobierno; los sectores más preocupados y significativos de la vida nacional deben externar su preocupación y demandar una gestión más adecuada de las finanzas públicas. En esta situación el Pacto Fiscal, contemplado en la Estrategia Nacional de Desarrollo, puede ser la oportunidad para lograr acuerdos, respecto no solo a los ingresos, sino también a los egresos, de manera que el déficit crónico en el presupuesto tienda a ser reducido, con lo cual se disminuirá la presión hacia la realización de nuevos préstamos y el Gobierno disponga de recursos para realizar las inversiones que necesita el país. Es por esto que una de las principales prioridades del CONEP es la Reforma Fiscal Integral del país.
 
La lucha contra la pobreza y por una mayor equidad social es un desafío nacional que está en la agenda del CONEP, no sólo por cuestión de justicia social, principio defendido por la entidad desde su fundación, sino también porque un aumento en el poder adquisitivo de quienes ahora no lo tienen se traduce en un aumento en la demanda de los bienes y servicios.
 
La disminución de la pobreza a mayores niveles de equidad social pasan necesariamente por el incremento de empleos formales, con mejores servicios públicos, siendo la forma más adecuada de lograrla mediante políticas públicas eficientes y eficaces que den como resultado un verdadero desarrollo humano al expandir las oportunidades y las posibilidades de los ciudadanos.
 
En el ámbito de lo político República Dominicana presenta algunos desafíos que deben ser enfrentados para que la gobernabilidad sea preservada, las instituciones del sistema político cumplan adecuadamente sus funciones y así alcanzar una democracia de mayor calidad, este es también uno de los desafíos asumidos por la agenda del CONEP. Además y junto a todo esto, se hace necesario el fortalecimiento del Estado de Derecho, la plena vigencia de los derechos más allá de su consagración en los textos jurídicos, sea en la Constitución, como en las leyes. Una revolución institucional en la estructura del Estado debe ser asumida y demandada por los sectores conscientes de la sociedad, no sólo para que el Estado reduzca sus gastos operativos, sino para que pueda ser más eficiente; en este punto el CONEP debe mantener esa demanda como una de sus prioridades para encaminarse y afrontar todos los desafíos que el futuro presentará no sólo a esta organización empresarial sino para el país.

AQUÍ LOS PASADOS PRESIDENTES QUE CONDUJERON LAS RIENDAS DEL CONEP