SISTEMA IMPOSITIVO EN REPÚBLICA DOMINICANA

RÉGIMEN FISCAL

SISTEMA IMPOSITIVO EN REPÚBLICA DOMINICANA

Las inversiones extranjeras en República Dominicana son uno pilar clave para la economía, a la par que aportan empleos, es por esta razón que el Estado brinda una serie de beneficios que aseguran el éxito en las inversiones en su territorio

Incentivos y exenciones fiscales se aplican a sectores de producción de alto potencial, entre ellos: Fomento a las exportaciones, Zonas Francas, Industria textil, Desarrollo turístico, Energías renovables, Actividades cinematográficas, Competitividad e innovación industrial, y más. El Código Tributario es el instrumento legal en que se establece los impuestos, normas y sanciones tributarias. La Dirección General de Impuestos Internos (DGII) es el organismo encargado de la recaudación y administración de los impuestos a nivel nacional.

DEBERES TRIBUTARIOS DE PERSONAS JURÍDICAS

La asignación del Registro Nacional del Contribuyentes (RNC) a cualquier persona jurídica da lugar a la generación de obligaciones tributarias. Estas están vinculadas a las actividades económicas que cada contribuyente realice. Por lo tanto, a partir de dicha inscripción el contribuyente tiene el deber de presentar y pagar los impuestos para los que aplique, de acuerdo a su actividad económica.

ACTIVIDADES ECONÓMICAS QUE GENERAN OBLIGACIONES TRIBUTARIAS

LOS IMPUESTOS VIGENTES EN EL PAÍS

Impuesto sobre la Renta: grava toda renta, ingreso, utilidad o beneficio, obtenido por personas físicas, sociedades y sucesiones indivisas, en un período fiscal determinado. Los empleadores pagarán y liquidarán, mensualmente, el impuesto sobre retribuciones complementarias con la tasa del veintinueve por ciento (27%) aplicable sobre los beneficios de esa naturaleza otorgados en cada mes, en la forma que establezca el Reglamento.

Impuesto a los Combustibles Fósiles: grava con un 13% la importación y producción local de combustibles. La legislación dominicana (leyes números 112-00, 557-45 y 495-06) prevé, además, impuestos específicos para cada tipo de combustible.

Impuesto sobre Sucesiones y donaciones: grava toda transmisión de bienes muebles o inmuebles por causa de muerte o donación. En el caso de las sucesiones, la tasa a pagar es de un 3% sobre la masa sucesoral (herencia) luego de realizadas las deducciones correspondientes.

Impuesto a los Vehículos de Motor: grava con un impuesto de hasta RD$2,200.00 las emisiones de placas y con un 2% las transferencia de matrícula.

Impuesto a la Propiedad Inmobiliaria (IPI): impuesto anual que se aplica sobre la suma total del patrimonio inmobiliario gravado que tienen registrados las personas físicas y Fideicomisos. Personas físicas: se aplica una tasa de 1% sobre el valor excedente de RD$6,858,885.00 del patrimonio gravado. En fideicomisos el 1% sobre el valor de los inmuebles.

Impuesto a las Operaciones Inmobiliarias: grava con un 3% la venta de inmuebles y sus mejoras y con un 2% la inscripción de hipotecas.

Impuesto a las Transferencias de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS): grava con una tasa de un 18% el consumo de bienes y servicios.

Impuesto sobre el Capital de las Sociedades Comerciales: grava con un 1% el capital de las sociedades comerciales al momento de su formación o aumento de capital.

Impuesto Selectivo al Consumo: este impuesto se pagará con tasas diversas en función del bien o servicio al cual se aplique, entre los que citamos:

• Productos del alcohol: montos específicos en función de la cantidad de litros de alcohol absoluto.

• Productos del tabaco: montos específicos en función de cajetillas de cigarrillos.

• Servicios de telecomunicaciones: 10%

• Cheques y transferencias electrónicas: 1.5 por mil (0.0015)

• Servicios de seguros en general: 16%

• Otros bienes establecidos en la Ley: montos específicos según el bien.

Impuesto a la Ganancia de Capital: se genera cuando se produce la enajenación de activos de capital y su tasa es de un 29% sobre el valor de la ganancia.

Impuesto sobre los Activos de las Empresas: grava con un 1% anual los activos de las empresas, incluyendo las instituciones bancarias.