Empleo y desarrollo para todos

PANORAMA LABORAL

Empleo y desarrollo para todos

Durante las últimas dos décadas la Población Económicamente Activa (PEA) creció con 55%, para alcanzar unos 5.5 millones de personas en

Un verdadero desarrollo sostenible requiere no sólo la creación pura y simple de riquezas, sino de un proceso de desarrollo sostenido del aparato productivo, la intensificación del intercambio comercial externo, la diversificación de la producción y la conquista de nuevos mercados. Lo que se traduce en la generación de nuevos y diversos puestos de trabajo formales, más productivos y de mayor calidad, lo que redunda en mayores niveles de cohesión social.

En la República Dominicana el crecimiento de la economía ha sido notable en los últimos 20 años. Durante los años 90 del siglo pasado este crecimiento fue de alrededor de un 6%, en la década de los 2000 a razón de un 5%, y en los años 2011 y 2012 el crecimiento promedio anual se situó en un 4%, mientras que para 2015, fue del 7%.

Frente a esta realidad, un informe elaborado por el Centro para el Desarrollo Internacional de Harvard University a solicitud del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPYD), señala que: “El tipo de crecimiento registrado en los últimos 10 años no es consistente con la visión de país en la Estrategia Nacional de Desarrollo. El 75% de los empleos creados (3 de cada 4 empleos) han sido informales, en su mayoría en sectores de muy baja productividad (otros servicios, comercio, transporte), mientras que los sectores de alta productividad (industrias) han disminuido en puestos de trabajo”.

Según información del Ministerio de Trabajo, al concluir al finalizar enero 2016, el número de empleos creados acumulativamente alcanzaba a 413,236 puestos.

La realidad del empleo

Probablemente desde finales de enero 2016 hasta el cierre del primer trimestre, se pueden haber creado entre 30 mil y 35 mil nuevos empleos, debido a que el promedio mensual ha sido de unos 10 mil puestos.

En el mercado laboral dominicano, ahora, lo que se cuestionan son aspectos puntuales como sostenibilidad, calidad y formalidad de los empleos creados y por crear. Se analiza si los empleos son de calidad, si son sostenibles y hasta si son bien remunerados. Las acciones crediticias iniciadas por el Gobierno a través de Banca Solidaria, el Fondo de Desarrollo Agropecuario (FEDA) y de la Fundación Reservas, han posibilitado la creación y fortalecimiento de algo más de 200 mil empleos, según las cifras ofrecidas por esas entidades.

Esos empleos corresponden en una buena proporción al área agropecuaria y de las mipymes, que por lo regular son muy vinculados a la informalidad de la economía. Las estadísticas ofrecidas por el Gobierno dan cuenta que vía los créditos de la Fundación Reservas se han generado 61,000 empleos, a través de las visitas sorpresa y el financiamiento vinculado del FEDA otros 100,000 y por vía de Banca Solidaria unos 52,000 puestos laborales.

El reto del mercado laboral

“El empleo es importante. Ahora bien, el empleo hay que analizarlo desde el punto de vista sectorial”, afirmó el economista Joel Santos, presidente de la Confederación Patronal de la República Dominicana (Copardom). Santos asume la teoría de que los 400 mil empleos que se afirma han sido creados durante la actual administración gubernamental son una cifra importante, pero insuficiente para disminuir la tasa de desempleo del país.

El dirigente empresarial también propone que se mida el impacto del salario en la economía y en el mercado laboral, “se debe entender que, para que mejoren los salarios reales hay que atacar el problema del desempleo, pero el problema del desempleo no se ataca de manera regular; se ataca de manera sectorial”.

Un informe reciente de la Cepal da cuenta que entre los años 2010 y 2014 el país bajó el desempleo en una media anual de 2.6%. La tasa de crecimiento del empleo es inferior al indicador de expansión de la economía, medido por el producto interno bruto (PIB). La media de crecimiento de los últimos tres años ha sido de 7% anual.