El añejado espíritu del Caribe dominicano

RON DE CAÑA

El añejado espíritu del Caribe dominicano

Si pudiese designarse a una bebida espirituosa o destilado como la bebida nacional de República Dominicana, sin lugar a dudas, quien merecería el honroso primer lugar sería el ron. La historia ronera en el caribe inicia con la llega de los españoles, y con ellos, el cultivo de la caña de azúcar, materia prima para la elaboración del ron.
 
En República Dominicana existen industrias centenarias dedicadas a la producción de este destilado de caña y que se han dado a conocer por la calidad de sus productos, así por ejemplo, las más representativas empresas roneras de esta isla son Bermúdez (1852), Brugal (1888) y Barceló (1929).
 
La excelente calidad, los cuidados procesos de maduración y añejamiento, así como la calidad de las materias primas empleadas han conferido al ron dominicano texturas únicas e inconfundibles gracias a las que han conquistado la preferencia de los consumidores en los más de 50 países a los que se exporta este fino licor ambarino. Las principales industrias roneras exportan cerca de 2 millones de cajas de rones añejos, de una producción que ronda los 9.9 millones de litros que se producen anualmente.